¿Oscuro? Switch Mode

BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58

Todos los capítulos están en BOSQUE SALVAJE
A+ A-

Enya hizo intentos desesperados por intervenir, pero su cuerpo, desgastado por los hábitos alimentarios irregulares y el insomnio, ofreció poca resistencia. El dolor que le recorría el cuero cabelludo se intensificó mientras luchaba por mover su pierna debilitada.

Abishak observó su lucha desde atrás antes de darse la vuelta abruptamente con una expresión fría.

Serbia, al frente del grupo, finalmente llegó a su destino. Cuando llegaron, los ojos de Enya se abrieron en shock al ver las delgadas manos de Servia hurgando en una de las pequeñas tumbas, oscurecidas por el musgo húmedo y la hierba cubierta de maleza.

‘…Tal vez están tratando de enterrarme vivo’.

Miró la espalda de Serbia con ojos temblorosos.

Después de que Servia despejó el refugio, apareció una pequeña entrada parecida a un pozo. Mientras ella hacía una señal, las mujeres empujaron a Enya al agujero.

En un instante, cayó en un agujero más profundo de lo esperado y luchó.

Su visión se oscureció y como no podía ver lo que la rodeaba, el miedo se apoderó de ella. Gritó y luchó por salir del agujero. Sin embargo, incluso si rascaba la pared con las uñas, sólo se desprendía mucha tierra y no podía trepar.

Por encima de la cabeza de Enya, que sollozaba y gritaba, llegó la voz hosca de Serbia.

“Perra persistente. Te mostraré mi infierno”.

Kiik. ¡Toma…!

“Observa la caída de tu hombre desde allí”.

Al mismo tiempo, la entrada al pozo, a través de la cual entraba incluso la más mínima luz, se cerró firmemente con un fuerte sonido.

“¡Haz, no…!

En un instante, Enya se vio envuelta en la oscuridad, incapaz de percibir nada a su alrededor. Una sensación de miedo y desesperación se apoderó de su carne.

Cuando una frialdad escalofriante aparentemente emanaba del suelo, se le puso la piel de gallina en todo el cuerpo. Se sintió inmovilizada como si sus extremidades quedaran impotentes. La conmoción fue tan abrumadora que las lágrimas se negaron a fluir.

En medio de su confusión, sus pensamientos se dirigieron a la difícil situación de Tarhan en lugar de a la suya propia.

‘…El ejército de Perugia ha traicionado a las fuerzas aliadas. Podría estar realmente en peligro si la mitad del ejército se volviera contra él.

La crisis que había caído sobre Tarhan resonaba en ella con más intensidad que su propio dolor.

Con la carne ardiendo y la piel herida palpitando, Enya hizo intentos desesperados por escapar del pozo. Sin embargo, por mucho que se esforzara, escalar las imponentes paredes del agujero, que tenían el doble de su altura y se ensanchaban a medida que descendía, parecía absolutamente imposible.

“Ayúdame…! ¡Alguien! ¡Rigata…! ¡Ihita…! ¡Yaru…!”

Sólo lágrimas corrían por sus mejillas en una desesperación sin fin.

“ Ja, jaa … Ta, Tarhan… ja, jaa—! 

Enya buscó frenéticamente cualquier cosa. En la oscuridad, donde no se veía nada, la salida todavía no aparecía.

Al poco tiempo, algo llegó a su mano.

Lo llevó rápidamente a un lugar por donde se filtraba un rayo de luz. Tuvo que trepar, aunque tuviera que usar un bloque de madera.

“¡ Kyaak…! 

Para su horror, se encontró agarrando un enorme hueso en descomposición en su mano.

No eran los restos de una criatura monstruosa. En cambio, parecía pertenecer a alguien que había muerto en este lugar hace mucho tiempo.

En estado de pánico, rápidamente soltó el hueso, dejándolo caer nuevamente en la oscuridad.

Sola en el pozo con poca luz, rodeada por el cuerpo sin vida, Enya sucumbió a una angustia abrumadora. Su respiración se entrecortaba entre sollozos mientras las lágrimas corrían por su rostro. El miedo que recorría su ser ya no podía contenerse. No importa cuánto luchó por mantener la compostura, resultó inútil.

Llevada al límite, recurrió a tirarse del cabello mientras soltaba aullidos de angustia.

“¡Que alguien me ayude, Tarhan! ¡Uhhk! ¡Aahhh…! 

Sus recuerdos estaban siendo obligados a regresar a ese momento.

Era un recuerdo de un pasado muy lejano.

Un campo abandonado.

Pobreza y abuso, suciedad e inmundicia… un campo vacío hirviendo de enfermedades y dolor.

Era un pozo de muerte donde incluso la hierba se seca sin luz solar. Un lugar donde se reúne la gente abandonada, y un infierno donde los enfermos, cansados ​​del frío y del hambre, luchan a muerte por un lugar donde poder abrazar aunque sea un poco de calor.

La escena de los gritos de una mujer loca abandonada en un campo vacío se repitió en su mente.

“¡Por ​​favor, que alguien me saque de aquí! ¡No me dejes aquí…!”

Parecía que alguien la estaba estrangulando viva. Su respiración se ahogó y los vasos sanguíneos de todo su cuerpo se contrajeron y su respiración se volvió entrecortada.

A este paso, sentía que podía morir de miedo.

Enya comenzó a cavar en la tierra y volvió a golpear frenéticamente la pared.

“¡Sáquenme! ¡Por favor… sácame…!”

Sus súplicas y gritos resonaron en el aire y su voz llegó al límite. Cada fibra de su ser la instaba a escapar de este lugar, ya que sentía que otra hora aquí sellaría su destino.

Sus pensamientos se convirtieron en su única fuerza impulsora, impulsándola hacia adelante en una búsqueda incesante de supervivencia.

Fue una lucha primordial, que recuerda a una bestia salvaje que lucha por su vida. Retorciéndose y retorciéndose como un gusano desesperado, se aferró a sí misma y se rodeó el pecho con los brazos con fuerza. Su cuerpo tembló incontrolablemente, sucumbiendo al miedo y al cansancio abrumadores.

Perdida en las profundidades de su desesperación, se tambaleó al borde de la locura. El tiempo se volvió borroso y indistinguible. Quizás fue sólo un momento fugaz.

Y entonces, un brillo peculiar llamó su atención.

Era una forma humana. No, ¿era realmente una persona?

En el agujero donde no podía ver ni un centímetro delante de ella, en el agujero oscuro, algo venía hacia ella. No quedaba ni un solo centímetro de carne, solo huesos óseos y músculos sueltos, los dedos sobresalían de la oscuridad y se extendían hacia ella.

‘… ¿Es el Dios de la muerte?’

Enya pensó que sí.

La imagen de él acercándose a ella era realmente como la del propio dios de la muerte. Ella no sabía si era real o una ilusión.

Horrorizada, al ver sus extremidades paralizadas, se mordió el labio con fuerza.

‘Tarhan…’

Interiormente pronunció su nombre, abriendo aún más los ojos.

…Incluso si ese fuera el dios de la muerte, ella no moriría aquí.

Enya se preparó para una última resistencia antes de que el dios de la muerte se acercara lentamente a ella. Incluso si fuera un movimiento mínimo, no podía darse por vencida. Sabía que era una vida miserable, pero…

Ella le rogaría a Dios.

Hasta que viera a su hombre por última vez, nunca lo dejaría solo.

 

* * *
 

 

Abishak miró hacia la imponente figura que tenía delante, y su rostro exudaba un aire de infinita arrogancia. Sin embargo, bajo ese barniz, podía discernir un cansancio que superaba cualquier sensación de altivez.

Sin embargo, incluso en su estado de fatiga, el liderazgo inherente del hombre era palpable. No pudo evitar sentir un hilo de sudor frío formándose en sus sienes ante su inquebrantable determinación.

Hacía mucho tiempo que no experimentaba la sensación de estar en un campo de batalla real. La presencia de la muerte y el aura persistente de derramamiento de sangre parecían emanar más intensamente de cada uno de sus movimientos y expresiones, solidificando su control sobre el entorno.

Mientras se arrodillaba ante él, Abishak sintió que su propio cuerpo se encogía involuntariamente. De hecho, había sido una eternidad. Al mismo tiempo, un innegable deseo por este hombre formidable surgió dentro de ella.

Finalmente, la resuelta mandíbula del hombre, que había estado fuertemente apretada, comenzó a abrirse.

“Escuché que los refuerzos secundarios de Perugia se pondrían al día después del atardecer, pero llegaron rápidamente”.

Tarhan, el jefe de las Fuerzas Aliadas, arqueó una ceja, lo que la llevó a dar una explicación.

Parecía como si Reias, el dios de la guerra en Aquilea, estuviera hablando directamente delante de ella. La voz profunda y resonante provocó escalofríos en su abdomen, provocando una mezcla de emoción y anticipación. Sin lugar a dudas, Tarhan exudaba el aura de un líder experimentado que había guiado con éxito esta coalición dispar hasta su posición actual.

“¿No es mejor que lleguen los refuerzos antes?”

Abishak abrió sus tentadores labios pintados de rojo y lo miró con los ojos muy abiertos. Aun así, la expresión del hombre no cambió en absoluto.

“Esto es un revés en el plan. No puedes ignorar la responsabilidad que sigue. Se confirmó que la fuerza de suministro de alimentos no llegó con usted. ¿No pensaste que venir aquí de repente no generaría suficientes suministros para regresar con tantos soldados?

El hombre de ojos llameantes murmuró en voz baja.

‘Parece un hombre ingenioso…’

Ella se sintió regocijada incluso ante su burla.

No había nadie que pudiera rivalizar con él. Su precisión y rapidez en la toma de decisiones, su capacidad para apoyarlas y defenderlas incluso con el más breve comentario durante las discusiones en la sala de conferencias: todo en él era incomparable.

Y esa mirada…

Ella admiraba todo acerca de este hombre. Tales sentimientos nunca antes habían surgido en ella.

Ella lo deseaba.

Desde el mismo momento en que lo vio, Abishak supo que ella debería ser la última mujer en estar al lado de este hombre radiante.

Como princesa de Perugia, había contado las innumerables cosas que se le habían escapado desde su nacimiento. Este hombre parado frente a ella se sentía como una nueva cumbre que conquistar. Al mismo tiempo, encendió en ella una sensación de urgencia y propósito que parecía inimaginable en su vida hasta el momento.

Abundaban los rumores sobre sus orígenes, afirmando que era descendiente de la gran nación caída de Cartantina, el único superviviente del imperio destrozado.

‘Si ha ascendido a tal posición a pesar de sus antecedentes, cuán exaltado debe ser…’

Desde el momento en que lo conoció, incluso su padre insinuó la posibilidad de convertirlo en su marido, una propuesta que no había hecho a ningún otro hombre en Perugia. Sin embargo, la respuesta del hombre fue nada menos que espectacular.

Reveló que tenía una pareja de larga data en Aguilea, disipando cualquier posibilidad de relación romántica entre ellos.

Abishak era consciente de que la noción de marido y mujer no tenía ningún peso en la tierra salvaje de Aguilea. A pesar de ser descendiente de los restos de la monógama Cartantina, no podría haber mantenido tales costumbres en las profundidades del sangriento bosque bárbaro.

Aquilea tenía una notoria reputación de promiscuidad, a menudo considerada no diferente de las bestias. Era inconcebible para él comprometerse con una sola mujer en un ambiente así.

Sin embargo, cuando llegó a Aguilea y lo presenció de primera mano, quedó atónita.

Su asombro se intensificó cuando descubrió la discapacidad de la mujer.

Sus cejas se fruncieron al ver a la desgraciada mujer frente a ella: una voz lastimera, un semblante manso, miembros marchitos y ojos temblorosos. No había nada que encendiera el deseo de un hombre. Como mujer, ni siquiera podía percibir ningún encanto que emanara de ella.

“Sería mejor si viviera con un cachorro de bestia salvaje en el lado que se estaba muriendo de hambre que esto”.

Un rostro frágil. Una apariencia que parecía completamente impotente. Esa mujer encarnaba las profundidades de la miseria, y ni siquiera era considerada la más débil en Perugia, donde la fuerza era venerada como el epítome de la belleza.

No podía comprenderlo… hasta que vio la forma en que el hombre miraba a esa mujer, con ojos que no podían ver nada más.

Etiquetas: leer novela BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58, novela BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58, leer BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58 en línea, BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58 capítulo, BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58 alta calidad, BOSQUE SALVAJE – CAPÍTULO 58 novela ligera, ,

Comentarios

error: Content is protected !!