¿Oscuro? Switch Mode

CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18

Todos los capítulos están en CÁSATE CON MI MARIDO
A+ A-

CAPÍTULO 18: Baek Eunho (2)

“Iré al baño, ya regreso. Pon mi café en mi escritorio.
“Bueno.”
Jiwon le dejó su café a Minhwan y desapareció hacia el baño. Minhwan y Yoo Jihyuk entraron a la oficina bebiendo café. Por el lado de Minhwan, él bebía el café de Jiwon como si se tratara del suyo.
“Buenos días.”
“¿Eh? Jefe, ¿está aquí ahora?
“Es verdad. ¿Acaso se quedó dormido?”
Los primeros empleados que fueron a trabajar vieron a Yoo Jihyuk e intercambiaron unas palabras entre ellos. Por alguna razón, Kim Kyung-wook, quien no solía llegar temprano al trabajo, también estaba presente y se acercó a darle unas palmaditas en el hombro fingiendo ser amistoso.
“¿Es la primera vez que llega tan tarde, jefe?”
“Ha pasado mucho tiempo desde que vi al gerente Kim llegar tan temprano”.
Yoo Jihyuk pasó junto a él. Kim Kyung-wook se rascó humildemente la nuca, que lamentablemente estaba escasa, y se sentó en su asiento.
“Minhwan, ¿Qué hay de Jiwon? ¿Aún no ha llegado?”
Joo-ran miró hacia atrás y preguntó. Solo había una taza de café en el asiento de Jiwon. No estaba su bolso ni su chaqueta.
“Ya va a venir, dijo que primero iría al baño. Ah, aquí viene.”
Justo en el momento en que Jiwon llegó, Joo-ran se le quedó mirando fijamente sin poder ocultar su sorpresa.
“Buenos días…”
Los ojos del personal se centraron en Jiwon a la vez. Kim Kyung-wook abrió tanto la boca que su saliva estuvo a punto de salir.
“¡Buenos días! ¡Buenos días!”
Sumin gritó alegremente y se detuvo en la entrada. Gracias a eso, Heeyeon quien se encontraba atrás de ella, avanzó rápidamente y con su hombro golpeó a Sumin en la parte posterior de la cabeza.
“¡Ay!”
Un grito irritante fue enterrado en los oídos de Heeyeon.
“¡Oh!, ¡Dios mío, gerente Kang! ¡Qué está pasando!”
La gerente Kang siempre ha sido muy hermosa, ¡lo supe desde que la conocí! ¿acaso todos ustedes recién lo notan? Heeyeon se aferró a Jiwon y emitió un sonido inequívoco.
“Cambió tanto durante el fin de semana. ¿Dónde está nuestra gerente Kang? ¡Esa blusa le queda perfecta! ¡Donde la compró? Su cabello también se ve muy hermoso. ¡Oh, Dios mío!
Al escuchar los comentarios de Heeyeon, Joo-ran corrió hacia Jiwon.
“¡Oh, ¡Dios mío, Jiwon, eres tan bonita! ¿Por qué has estado ocultando tu belleza durante tanto tiempo, ¿eh?
“Solo me puse lentes de contacto. ¿Qué tengo una cara bonita? No es para tanto.
Jiwon cubrió su cara avergonzada con su bolso y fue a sentarse. Era una sensación extraña, tanto buena como incómoda.
“¿Realmente me veo bien?”
Una persona alta, delgada y que sabe hacer bien su trabajo. Jiwon, quien siempre estuvo sola en el mundo, nunca pudo darse cuenta de eso.”

***
Joo-ran bromeaba alegremente con Jiwon. Heeyeon jugueteaba con el cabello grueso y ondulado de Jiwon.
“Cuando te vi entrar, pensé que eras una nueva empleada. No sé por qué, pero dije que era una suerte que hubiera alguien nuevo en la empresa.”

Sumin tuvo que sentarse sin recibir un saludo adecuado, debido al alboroto que hicieron todos al ver a Jiwon.

“¿Cómo se habrá sentido?”

Casi todos los compañeros de clase con los que Sumin trató de comunicarse, no le contestaron. Al menos dos o tres personas que sí recibieron su llamada parecían estar nerviosas.

“¿A quién mierda le importa lo que tienes que decir?”.

Sumin apretó sus dientes, sacó su teléfono celular y presionó nerviosamente el teclado.
[Oppa, Sumin fue a trabajar, pero nadie la ha saludado. Supongo que estoy siendo intimidada de nuevo.]
Tan pronto como apretó el botón de enviar, llegó una respuesta de inmediato.
“¡Oye, deja de hablar! ¿Viniste a trabajar o charlar?
exclamó Kim Kyung-wook. Al ver a Heeyeon y Joo-ran, quienes se habían reunido junto a Jiwon, regresar a sus lugares. Sumin se sintió aliviada.
[No era necesario. Aun así, gracias, Kyung-wook Oppa.] Escribió Sumin para después enviarle un corazón en agradecimiento.
[No te preocupes. Yo puedo hacer cualquier cosa por ti, ¿Cómo te sientes?]

Sumin, no lo había contactado desde el sábado por la noche hasta el domingo por la tarde. Ese día, ella lo llamó con voz moribunda y le dijo que estaba muy enferma. Kim Kyung-wook, quien dijo que iba a comprarle medicamentos de inmediato, también le dijo que descansara el fin de semana porque debía de estar muy cansada.

“Eres tan amable y bonita que no puedes evitar que la gente envidiosa te intimide.”

Kim Kyung-wook sacudió la cabeza desesperadamente y miró el asiento de Yoo Heeyeon.
[Gracias a ti, mejoré, pero me siento un poco mal de nuevo cuando vengo a trabajar. Creo que es porque Heeyeon y la gerente Yang me asustan mucho.]

“Este futuro esposo se encargará de cada una.”
Kim Kyung-wook ya se había casado con Sumin en su cabeza. También tuvo tres hijos con ella.
[Si quieres que las vuelva a regañar, por favor dímelo en cualquier momento. Oppa siempre está de tu lado, así que no te deprimas demasiado. ¡Nuestra Sumin, fighting!]
Después de revisar el texto, Su-min miró a Kim Kyung-wook a través de la partición y sonrió. La cara de Kim Kyung-wook, que reveló sus encías y sonrió, era tan fea que casi gritaba.
Por cierto, ¿Kang Jiwon se volvió loca?

Los ojos de Sumin se abrieron.

Kang Jiwon cambió repentinamente desde el sábado. El sentido de la moda de Jiwon era como la caca de lombriz, tan malo y horrible que no tenía problema en usar la bufanda de 3,000 wones que ella le regaló. “Estoy segura que el sábado por la tarde se encontró con Heeyeon antes de asistir a la reunión. “
¿Qué te ves tan bien? ¿Vives sola en el mundo o qué? ¿Bonita? Es pretencioso, pero por dentro, uno pensaría que estaba disfrazado para no ser un sujeto ensartado.

Sumin no pudo hacer nada en toda la mañana para calmar su estómago, que se estaba hinchando como una olla de ramen. Bueno, no estaba preocupada porque se encargaría de comer algo más tarde.
Era la hora del almuerzo. Joo-ran y Heeyeon se levantaron y fueron al asiento de Jiwon para ir juntas a almorzar.
“Vamos, Jiwon. Moriré de hambre.
“Hoy hay un rumor de que será Duruchigi. Si fuera cierto, le diría a mi tía del restaurante que la amo”.
Sumin se retrasó un poco y cuando llegó, abrazó el cuello de Jiwon y susurró.
“Ve a almorzar. No me siento bien, así que descansaré en la oficina”.
“Bueno.”
Sin preguntar dónde le duele, Jiwon liberó el brazo de Sumin y se puso de pie. Incluso Minhwan, que se puso a su lado, no miró a Sumin.
“¿Vas a comer con el personal femenino? ¿No puedes ir a otra parte?”
Las palabras “Ve a comer con Jung Sumin” salieron de la garganta de Jiwon y realizó un esfuerzo sobrehumano.
“Tengo algo de qué hablar con las chicas. Minhwan, ve al mundo de los hombres.
A pesar de la negativa desconocida de Jiwon, Minhwan solo tenía una expresión feliz en su rostro. Sumin estaba tan emocionada que volvió a su asiento y lo esperó. Sentía como si el dolor que sentía en su cuerpo hace un momento hubiera desaparecido.
***

A las 5:55 p. m., los ojos de los oficinistas, que estaban agotados por la jornada laboral de ese día, se volvieron increíblemente deslumbrantes.

Jiwon tocó deliberadamente el teclado e hizo un sonido con su mouse para apelar a que su trabajo no estaba terminado. Era mucho mejor salir tarde y encontrarse cómodamente con Baek Eunho que tratar de evitar a ciertas personas.
“¿Vas a trabajar horas extra?”. preguntó Minhwan con una mirada ligeramente decepcionada.
“Sí. Hoy no pude concentrarme mucho y terminar el trabajo”.
“Hazlo mañana. Yo te ayudaré.”
“Este trabajo debe presentarse mañana.”
“¿Quieres que te espere?”
“No sé cuándo terminaré. ¿No es hoy un día de entrenamiento?”
Cuando le pregunté, con la esperanza de que dejara de insistir, Minhwan se rascó la nuca.
“Entonces yo me iré primero. Envíame un mensaje de texto cuando llegues a casa del trabajo”.
“Suerte. “
Jiwon todavía con su mirada fija en el monitor, respondió que sí.
“Vamos a terminar con esto rápido.”
A las 5:59 p. m., tan pronto como sonó la voz del gerente Yoo Jihyuk, los trabajadores de la oficina saltaron como resortes. Eran movimientos ágiles que eran 180 grados diferentes a cuando iban a trabajar.
“¡Gracias!”
“¡Buen trabajo!”
“¡Nos vemos mañana!”
“Gerente Kang, ¡Buen trabajo!”
Cuando terminó el desfile de despedidas, la oficina estaba vacía. Como si estuviera practicando mecanografía, Jiwon detuvo el dedo que estaba tocando casualmente el teclado y dio un largo bostezo.
“Oh, es difícil”.
Como en respuesta a un diálogo interno, sonó su teléfono celular.
“Hola.”
[soy yo. Baek Eunho.]
“Lo sé.”
No había ningún punto divertido en absoluto, pero Baek Eunho se rió a carcajadas.
[¿Fuiste a trabajar? Estoy frente a tu empresa.]
“No frente a la empresa, espérame dos cuadras más abajo, ahí hay un café especial, así que nos vemos allí”.
[¿No te dolerán los pies?]
“Estaré bien. Ve y espera 15 minutos”.
Después de colgar, Jiwon revisó su neceser, sacó su lápiz labial y tomó un espejo de mano en el escritorio. En el momento en que reflejó su rostro en él, una sombra negra se proyectó detrás de él.
“¡Maldita sea!”
“¡Qué susto!”. Jiwon agarró su pecho palpitante y miró hacia atrás. Era Yoo Jihyuk, quien se encontraba ahí, sosteniendo un maletín para después meter una mano en su bolsillo y mirar Jiwon.
“¿Por qué estás tan sorprendida?”
“¿Será porque el jefe apareció de repente?”
“Vine a preguntar si ya terminaste de trabajar, pero estabas hablando por teléfono”.
Estaba tan sorprendido que me avergoncé de haber subido un poco la voz. Jiwon rápidamente agarró su neceser, lo puso en su bolso y se puso de pie.
“Ya iba a salir del trabajo. Nos vemos después, ¡Buen trabajo!”
El sonido de los tacones altos de Jiwon resonó en el pasillo vacío. El sonido de los zapatos de Yoo Jihyuk siguió con un ritmo diferente y se detuvo frente al ascensor.
“Parece que tienes una cita”.
“Sí.”
Se sentía como si me fuera a llevar de nuevo. Jiwon miró deliberadamente la ventana del número sobre el ascensor y dio una breve respuesta.
“¿Hacia dónde vas?”
“Quedamos en vernos cerca”.
“¿Vas a ir caminando?”
“Sí.”
“Dijiste que no podías caminar bien debido a tus zapatos”.
“Ahora estoy bien. Solo será una corta caminata.
“Ya veo.”
“¿No querías llevarme?” Me sentí avergonzada de nuevo porque sentí que estaba exagerando.
“Hasta mañana, jefe”.
Tan pronto como Jiwon llegó al primer piso, se despidió y bajó del elevador. De hecho, después de usar zapatos todo el día, mis pies estaban hinchados y a punto de reventar.

“Aunque fuera un poco inconveniente, pensé en conseguir un auto.”

Con un poco de pesar, salí del vestíbulo y caminé durante unos tres o cuatro minutos. Una bocina sonó desde atrás.

“De ninguna manera”.

Las ventanas del sedán negro se bajaron en mediode la carretera.
“Sube. Te vi tambaleándote desde atrás.”.
Era cierto que estaba tambaleándome, así que no pude refutarlo. En este estado, tengo que caminar otros 10 minutos, pero me duelen los pies y como es hora de salir del trabajo, no hay taxis.
De mala gana, Jiwon se subió al auto de Yoo Jihyuk y habló en voz baja.
“Voy al café estrella, está dos cuadras más abajo. Lo siento por tener que subirme tan a menudo……”
“No hay problema.”
Poco después, el auto se detuvo frente a la cafetería. Jiwon rápidamente se desabrochó el cinturón de seguridad.
“¡Espere aquí, jefe!”
Estoy cansada de estar endeudada con usted, así que debería comprarte una taza de café.

Jiwon entró apresuradamente al café e hizo contacto visual con Baek Eunho, que estaba sentado junto a la ventana, y saludó.
“Espera un minuto. Pediré un café”.
“Lo compraré. ¿Qué vas a tomar?”
Baek Eunho sacó su billetera y se paró junto al mostrador.
“No. Mi jefe me trajo aquí, así que voy a invitarle una taza de café.”
“Me da dos americanos de tamaño grande.”
Afortunadamente, el café salió enseguida. Jiwon dejó una taza con Baek Eunho y tomó la otra taza y salió.
“¡Jefe!”
Yoo Jihyuk, que estaba apoyado contra el auto con los brazos cruzados, dio un par de pasos y se quedó allí.
“¿Qué es eso?”
“Lamento mucho estar subiéndome a su auto sin darle nada a cambio. Tome este café”
Jiwon sonrió y le ofreció el café. Pero Yoo Jihyuk no lo recibió. Su mirada no estaba en el café, sino en la espalda de Jiwon en la distancia.
“…… ?”
Jiwon se dio la vuelta y parpadeó, preguntándose qué era lo que estaba observando.
Aparte de Baek Eunho, que se inclinaba ligeramente hacia Yoo Jihyuk, ¿por qué Yoo Jihyuk miraba a Baek Eunho como si fuera a comérselo?

Jiwon se hizo a un lado, bloqueando a Baek Eunho de la mirada de Yoo Jihyuk.
“Tome el café, jefe”.
“Por favor, toma esto y vete rápido.” Es increíblemente incómodo.

Quizás la voz interior de Jiwon funcionó porque Jihyuk aceptó lentamente el café.
“… … Me acabo de acordar.”
“¿Sí?”
“Está relacionado con el trabajo. Lo siento, pero por favor revise su correo electrónico dentro de una hora”.
“¿Repentinamente?”
“Por favor, haz tu mejor esfuerzo, Kang Jiwon”.
Yoo Jihyuk dejó esas palabras atrás, volvió al auto y se fue. Son poco más de las seis, así que te digo que revises tu correo electrónico al menos a las 7:30. En una era sin teléfonos inteligentes, era necesario volver a casa lo más rápido posible para manejar el trabajo de horas extra.
“Lo siento. ¿Esperaste mucho tiempo?
Jiwon entró al café, habló rápidamente y se sentó.
“Han pasado quince minutos ahora”.
Baek Eunho se rió. Esa risa ligeramente traviesa no cambió mucho desde los días de la escuela secundaria. La camisa blanca clara y los jeans negros de alguna manera le recordaron a un uniforme escolar.
“No has cambiado en absoluto, Baek Eunho”.
“Tú también sigues igual.”
El café que acababa de tomar casi se derrama. Jiwon se retorció, encontró un pañuelo y se limpió los labios.
“¿Estás bien? ¿Dije algo malo?”
“Ah, sí. estoy bien.”
El cabello trenzado se reemplazó con una voluminosa permanente, el uniforme escolar descuidado y holgado se reemplazó con una falda y una blusa larga en forma de H. Lentes de contacto en lugar de anteojos, lápiz labial de coral en lugar de labios sin sangre.

Si nada de esto ha cambiado, entonces la memoria de Baek Eunho está mal o lo dijo sin pensar.

Por supuesto, Jiwon pensó que era lo último.
“Es verdad, ¿por qué estás reaccionando así?”
Pero Baek Eunho preguntó con el ceño ligeramente fruncido.
“He escuchado muchas cosas que han cambiado”.
“Es lo mismo en mis ojos”.
El tono de Baek Eunho era serio.
“Bonita.”
Jiwon dudó de sus oídos.
“… … ¿Qué?”
“Eres hermosa. Eras hermosa cuando eras joven, y eres hermosa ahora”.
Jiwon quería decir algo sin sentido, así que se quedó callada. Las palabras de Baek Eunho, que agregó después de un breve descanso, confundieron aún más a Jiwon.
“Entonces el jefe no te persigue porque le gustes”.

 

Etiquetas: leer novela CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18, novela CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18, leer CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18 en línea, CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18 capítulo, CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18 alta calidad, CÁSATE CON MI MARIDO – CAPÍTULO 18 novela ligera, ,

Comentarios

error: Content is protected !!